Eduardo Pastoriza es el presidente del club Vallegrande Polo y uno de los pioneros de este deporte en la provincia de Catamarca. A propósito de las históricas jornadas que se vivirán entre el 30 de mayo y el 02 de junio, cuando arriben figuras de primer nivel como Adolfo Cambiaso para inaugurar la primera liga oficial en esta región, Pastoriza expresa su satisfacción por el crecimiento del deporte en la Provincia

Suyo fue el logro en 2017 de conseguir el primer reconocimiento de la Asociación Argentina de Polo cuando su club, Vallegrande, recibió la entrada formal al circuito oficial del Polo de la mano de una institcuón que es considerada la mejor del mundo. Tras 15 años de mucho esfuerzo, Catamarca, La Rioja y Santiago del Estero se abre camino en un mundo dominado por Palermo y las estancias de Buenos Aires.

Eduardo, ¿Qué significa para Catamarca que venga el número uno como Cambiaso?

Es un lujo para Catamarca, y no solo Cambiaso, también Eduardo Novilla es un jugador trascendente en la historia del polo y que hoy es presidente de la Asociación Argentina de Polo. Además Taranjo y Cavanagh son dos jugadores que han empezado a jugar los torneos de la triple corona en Buenos Aires y  están volando altísimo. Es un lujo.

Siendo el presidente de un club de polo, ¿Cómo ves la gestión de Novillo Astrada?

Lo veo muy bien. Se nota que tienen ganas de hacer cosas y sobre todo en el interior. Para nosotros es importante que se nos tenga presente porque desde nuestro Club venímos haciendo un esfuerzo muy grande desde hace bastante tiempo y poder contar con un apoyo institucional es súper importante.

¿Hay mucho dialogo con la AAP?

Sí, mantenemos un dialogo permanente, tratamos de que se dialogue con los jugadores de acá de Catamarca y que conozcan nuestra realidad, nuestra necesidades y que nos instruyan en cómo avanzar. Es muy compleja esta actividad que conlleva un montón de otras actividades, trabajos y cuestiones de mantenimiento de caballos que no es para anda fácil. La AAP está haciendo un esfuerzo para darle preponderancia a estos clubes para que se genere una movida en el interior, para que haya una liga en el interior y se pueda federalizar el polo. Estoy muy contento con las ideas y tareas que salen de la AAP.

¿Cuál es la historia del Vallegrande Polo Club?

Esto empieza hace unos 11 o 12 años. No era un club de forma estricta porque acá el polo se jugó de manera informal hasta 2017. Cuando empezamos éramos un grupo de jugadores y amigos que nos juntábamos en un consorcio y creamos una cancha para jugar y aprender esta actividad.

¿Cómo era jugar en esos días?

Éramos un desastre, ahora nos damos cuenta de que éramos un desastre (risas). Hacíamos todo a pulmón, hacíamos un esfuerzo bastante grande pero sin conocer demasiado sobre los caballos, sobre el tipo de entrenamiento que tienen que tener los caballos; Sobre cómo jugar correctamente y con caballerosidad este juego. Fuimos aprendiendo a los golpes: no es fácil cuidar una cancha de polo ni un caballo de polo; no es fácil jugarlo tampoco, tiene sus complicaciones. Pero nos motivaba la pasión, sobre todo por el caballo y por un deporte que realmente es bellísimo y genera un montón para el ser humano. Imagínate que estás en un contacto pleno con la naturaleza.

¿Y el club propiamente dicho? Contanos sobre su creación…

Hicimos un gran esfuerzo, compré un campo y empecé a desarrollar un emprendimiento propio que lo llamé Vallegrande y que poco a poco, con todos los jugadores que se fueron juntando a través de los años fuimos formalizándolo y transformándolo en un club. Finalmente en 2017, la AAP nos formalizó como Club adherente.

¿Qué significa ser Club Adherente? ¿Cuáles son los beneficios?

Básicamente es ingresar a al AAP y empezar a regirse con sus reglas. A partir de eso, a medida que vas desarrollando infraestructura y formalizando las relaciones que se dan en el club, vas incrementando tu categoría hasta llegar a ser un club de la Asociación que tiene ventajas lógicas por pertenecer a un espacio institucional tan reconocido en todo el mundo.

¿Ustedes fueron el primer club de Catamarca?

En el 2017 el primer club que se oficializó fue Vallegrande. Vinieron de la AAP el presidente de ese entonces, Francisco Dorignac y otros miembros de la comisión directiva. Desde entonces también se regularizó el club El Destino y seríamos los dos clubes de Catamarca. Para jugar torneos y liga se debe hacer a través de un club. Cada club puede presentar más de un equipo pero debe ser a través de ellos.

¿Cuántos socios tienen hoy en día?

Vallegrande tiene muchos socios. De manera permanente tiene alrededor de 12 socios pero tiene  un número importante de socios honorarios por haber colaborado y aportado con su participación y apoyo permanente. En ese lugar está la familia Gotti en Buenos Aires, también en Tucumán, Santiago del Estero y el interior de Catamarca. No es un número gigante pero estamos en desarrollo.

Nuestro club está muy contento con todos estos avances y nos encanta participar y aspirar a una normalización institucional de nuestros lugares, tratando de mejorar el juego, las condiciones y buscando la infraestructura necesaria para seguir desarrollándonos.

Creemos que en la próxima Liga del Interior vamos a presentar dos equipos con nuestro club y queremos seguir avanzando y participando cada vez más en los lugares formales y oficiales de la asociación.

¿Qué necesita una persona para jugar al polo? ¿Cómo puede dar sus primeros pasos?

Le tienen que gustar los caballos. Esa es un paso ineludible porque la persona que ama el aire libre y los deportes se va a sentir fascinado por jugar al polo porque es una actividad hermosa.

Para arrancar pueden ponerse en contacto con nosotros en nuestra página de Facebook: Vallegrande Polo NOA. Ahí tenemos toda nuestra historia, que empezó hace 12 años y lleva hechos más de diez torneos, el último oficializado pro la AAP. Una vez en contacto les ofrecemos juntarse a tomar unos mates que conozcan el lugar y vamos viendo el interés. Si la persona está motivada nosotros por supuesto que los vamos a ayudar.

Jugar no es fácil. Para jugar un torneo oficial cada jugador necesita seis caballos y todo lo que se requiere para mantenimiento. Cada jugador tiene su sistema pero nosotros siempre estamos dispuestos a dar una mano al que quiera intentarlo.